Conocí a Cris en los comienzos de mi nueva etapa profesional como fotógrafa en una evento organizado por Anna del Club del Desayuno Bonito. En ese instante pensé que era una chica muy agradable y especial. Pero después de recibir su llamada de teléfono diciéndome que querían que yo fuera su fotógrafa, descubrí a una mujer exquisitamente educada, delicada y con mucha clase. Su preboda sigue siendo una de mis sesiones favoritas y espero seguir cruzándome con esta maravillosa pareja durante muchos años más. Gracias por todo pareja.